sábado, 29 de abril de 2017

CAZA DE CITAS


"Uno nunca debe anunciar cuando viaja, sino avisar cuando regresa"

Ramón J. Velásquez

(Declaraciones a E. Lossada Rondón, "Torre de control": El Nacional, Caracas, 01/08/1960).
Fotografía: Circa, 1963.

NOTICIERO RETROSPECTIVO

- Claudia Lanzarotti entrevista a los integrantes del grupo Medio Evo, con fotografías de Francisco Ollarves. El Diario de Caracas, 19/02/1984.
- Resolución ministerial suscrita por Luis Beltrán Prieto Figueroa: los libros serán prestados a los particulares por la Biblioteca Nacional. El Nacional, Caracas, 07/05/48.
- Sofía Ímber. "Elogio de la adulancia". El Nacional, 13/08/77.
- Juan Nuño. "La democracia como teatro". El Nacional, 05/12/88.

Reproducción: Juan Vicente Gómez. El Independiente, Caracas, 11/02/1909.

IZQUIERDA LB (7) DECLARACIÓN

IZQUIERDA LB (6)

IZQUIERDA LB (5)

IZQUIERDA LB (4)

... BUEN DES-OEADOR SERÁ



Del precio de des-oéarse

Luis Barragán

Poco les importa que se requiera de una modificación constitucional y, mucho menos, la implicación de un referéndum consultivo para una decisión tan trascendente. El mandamás lo impuso así, siguiendo la conseja cubana, banalizando las rupturas como hizo su antecesor con Colombia, como si se tratara de ordenar un cigarrillo y un café o, acaso, una cerveza para lidiar con el calor del mes.

La pretendida desafiliación interamericana, cosa que la suponen de la noche a la mañana, no sólo se orienta por el consabido relato de la Cuba de principios de los sesenta del XX, pues – dirán – alguna fundamentación épica ha de tener, sino que evidencia la carencia de unas mínimas habilidades políticas de la canciller que tiene por único talento el de la malacrianza a las puertas de Mercosur, por no mencionar al novel embajador  que no acierta con un desplante original para negar la deuda contraída con la OEA.  Por supuesto, resultaba y todavía les resulta imposible negar la consumación de la dictadura en Venezuela, pero era de esperar también que postergaran tan caprichosa y temeraria decisión, gozando Maduro Moros de un tiempo pequeño, pero considerable, para amagar en el tablero y aliviar las consecuencias que lo delatan como peón de otros intereses internacionales.

Algún día se sabrá de las diligencias realizadas por una cancillería a la que nunca le ha inquietado la pérdida del Esequibo, arrollada por su par guyanés en   los foros que directa o indirectamente atendieron el problema. Además, es legítima la sospecha de una concesión - ojalá solo implícita - del territorio, pues, al fallar el esmerado mecanismo del chantaje petrolero,  el absoluto silencio, el irresponsable manejo exclusivo del problema y la indiferencia ante las advertencias de la oposición, refuerzan tan lamentable presunción contra el gobierno venezolano.

Por cierto, el aislacionismo es propio de toda experiencia totalitaria, excepto se trate de una superpotencia, como ocurrió con la URSS, forzada a una distinta interrelación marcada por los cañones y las ojivas nucleares disponibles. La autarquía luce como una terca aspiración de los regímenes que se afincan en el hambre de una población sumergida en el despotismo, capaz de inventarse algún perol atómico para sobrevivir delictivamente en el concierto internacional.

Aislacionismo que, al extremarse, puede darse la mano con Marine Le Pen, si se le ocurriese ganar, aunque parezca risible, porque apuntaría a la anarquía, al desorden, a la inestabilidad. Elementos propicios, dentro y fuera de Venezuela, para garantizar la supervivencia que desea el miraflorino a cualquier precio, incluso, des-oeándose. 
Ilustración: Juan Vidaurre.

JAMÁS FUE PACÍFICA

De uno a otro gas
Luis Barragàn


Las más recientes jornadas represivas, con un lamentable saldo de muertos y malheridos, no constituyen la curiosa novedad deseada por los voceros del gobierno, sumergidos en el detergente que no logra quitar la sangre de sus manos.  De alguna manera, el discurso oficial pudo soslayar las consecuencias generadas por el oleaje represivo de su masiva rabia en 2014, neutralizadas las numerosas faenas de años anteriores.

Apenas instalado en régimen, no por casualidad, el mismo desde 1999, cercó la sede del otrora Congreso de la República, importándole un bledo que senadores y diputados hubiesen emergido de las urnas electorales meses atrás. Todavía recordamos una de las tantas faenas, compartiendo el gas mostaza y los golpes con Carlos Moros Ghersi, ya de edad avanzada, o el coraje que, por siempre, ha exhibido Roberto Campos, bajo una lluvia de proyectiles de los que después se sabían si eran de pólvora pura, perdigones o lacrimógenos.

El gas mostaza de entonces, teñía las calles del centro histórico de Caracas con el ruidoso respaldo de los llamados Guerreros de La Vega, motorizados empistolados que lucen como los tempranos precursores de los llamados círculos bolivarianos y colectivos armados. Deslumbrada y confundida la opinión pública por la promesa constituyente, la que se concretó en una asamblea de una portentosa sobrerrepresentación gubernamental, dejó pasar aquellos eventos inaugurales de un régimen caracterizado por el audaz cinismo de una vocería que no teme a la justicia divina o terrenal.

En la esquina de San Francisco, camino  a la sede legislativa desde las oficinas administrativas, dizque pintores, solía agruparse un número escasos pero bullicioso de los partidarios de  Chàvez Frìas, cuya única labor era la de provocar a los parlamentarios y demás dirigentes de la oposición. De la agresión verbal no pocas veces se pasó a la física, asumidas como una suerte de divertimento que procurara el fortuito reconocimiento de un dignatario del novísimo gobierno. Sin embargo, en su acepción ordinaria, se levantó descomunal el mito de una transición pacífica.

Incluso, iniciando el camino de su ascenso burocrático como nunca lo pensaron sus rivales más cercanos, provenientes de la academia, el hoy embajador venezolano ante la OEA, Samuel Moncada, suscribió unas notas intituladas “Poder Legislativo: pasado, presente y futuro” (Comisión Legislativa Nacional, Caracas, 2000).  Referí el intrépido historiador: “No deja de ser un mérito que el sistema parlamentario punto-fijista murió sin violencia y por la voluntad popular.  Este mérito es compartido tanto por los vencedores como por los vencidos”.

La mentira comenzaba a edificarse, aunque ya se asomaban los signos del descontento que fueron abortados dramáticamente dos años más tarde. La destrucción del Congreso supo de una violencia administrada con saña, paciente y artera en resguardo delas meras formalidades. Y, al mismo tiempo, la asamblea constituyente resultó tempranamente secuestrada por la directiva en línea directa con Miraflores. Por supuesto, hubo la candidez de ciertos sectores de la oposición, añadidos los más importantes medios de comunicación que posteriormente fueron facturados, en un rápido contraste con aquellos que la sola y básica formación política e ideológica, por llamarlo así, impidió que mordieran el anzuelo.

Los gases de un angustioso presente, licuados con una intención homicida que cada vez se hace más evidente  para intentar frenar la protesta irrefutablemente popular, tienen por origen aquellos que cundieron la sede legislativa y sus alrededores por enero y febrero de 1999, abriendo las puertas a un precipicio histórico. Lo más importante, por entonces, era también decapitar a los elencos políticos y parlamentarios quizá – salvando las diferencias – con el mismo empeño que la generación animada por el Congreso de 1811, decapitada al caer la Primera Repùblica, por cierto, una denominación de entero cuño historiográfico.
Ilustración: Alberto Castro Leñero.

DETRÁS DE LAS GAFAS



Hijo de su tiempo

Luis Barragán

Partiendo a una de las pacíficas marchas de protesta, tuvimos ocasión de conocer a un par de muchachos que también orientaban sus pasos hacia Altamira. Luego de un brevísimo intercambio de impresiones, continuamos Marìa Efe, Giovanni y yo al encuentro con Vente Venezuela y Marìa Corina.

De nuevo, las fuerzas represivas abrieron sus fauces contra la ciudadanía desarmada y, empleando el sempiterno helicóptero, acertaron con algo más que los proyectiles lacrimógenos. No sabemos cómo pueden dormir los responsables de tan feroz represión, incluyendo al operador que disparó a quemarropa a un joven que demandaba libertad y justicia, causándole la muerte: una injusta, prematura e inaceptable muerte que nos avisa de la guerra civil no declarada, propulsada por el gobierno contra la población.

Regresando con los miles de inconvenientes en una ciudad deliberadamente incomunicada, culminando la tarde, por casualidad nos reencontramos con los muchachos en cuestión, dándole un aventón a uno de ellos. Bastante tímido, aparentando menos de los veintiún años que dijo tener, respondió poco a poco nuestras preguntas intercaladas entre las impresiones recientes de la feria de gases tóxicos, enseñoreados por las tanquetas en la autopista, a la que asistimos.

Tras las gafas que pudo perder en la jornada, mostró una impresionante claridad en torno a las circunstancias que atravesamos y el deber moral que tiene de aportar su grano de arena en el esfuerzo común por recobrar la democracia. Lo valoramos inmensamente porque él, al igual que los amigos con los que espontáneamente protestan, no tiene compromiso partidista alguno, lleva un vida ajena a las lides políticas, tiene por afición el baile y está pronto a dejar la carrera de administración que ha iniciado en un colegio universitario, ya que – simplemente – no le gusta y busca otras alternativas para precisar y desarrollar su vocación.

Lamentablemente, carecemos del talento literario para redondear la conversación que se hizo larga por la inevitable pesadez del tráfico, pero a Marìa Efe, a Giovanni y a quien suscribe, nos permitió constatar una vez más que, hijo de su tiempo, no otro que el que le ha tocado, está animado por una profunda consciencia cívica que lo lleva a contribuir con una lucha también despiadada. Antes de dejarlo a las puertas del edificio, hizo una rápida crónica del asedio constante de la Guardia Nacional y de los grupos paramilitares a una urbanización que, a falta de la formalidad de un toque de queda, igualmente teme, mas desafía la llamada “operación arrastre” que la prefieren cebada contra los jóvenes más indefensos.
Motivo gráfico: Joan Brossa.

DERECHA EN CONSTRUCCIÓN HOMILÍA (2)

DERECHA EN CONTRUCCIÓN HOMILÍA

EN BUSCA DE UNA OPORTUNIDAD

La Voz, 27/04/2017. Breve nota LB: Entrevista realizada vìa mòvil celular desde la autopista. Altamira.

EN PIE DE LUCHA



El parlamentario Luis Barragán señala que el régimen vive un drama y lucha contra discrepancias internas para mantenerse en el poder

(Caracas 24/04/17). El diputado a la Asamblea Nacional por el partido de la libertad Luis Barragán, manifestó este fin de semana que la dictadura cubana está consciente de que “si cae dictadura en Venezuela, Cuba no tendrá a quien parasitar”.

Barragán, lesionado de su rodilla izquierda tras la movilización del día sábado, expresó que “la desesperación está en la dictadura cubana, que esmera sus mejores auxilios a Nicolás Maduro, emprendiendo una represión con morbo inaudito”

“Consabido, la dictadura se ha ensañado contra el pueblo venezolano, como nunca antes había ocurrido con un régimen de fuerza”, expresó el parlamentario afirmando que el régimen vive el drama de una pugna interna de tendencias, las cuales juegan a los dados para mantenerse en el poder.
Posteriormente, ratificó su compromiso con la agenda establecida por la oposición venezolana para el derrocamiento de Nicolás Maduro y su régimen; “nos mantendremos en pie de lucha”, afirmó.

24/04/2017:
http://informate365.com.ve/luis-barragan-seguiremos-en-pie-de-lucha/