domingo, 20 de mayo de 2018

CAZA DE CITAS




"Artigas había estado a punto de decir que eso era pedir demasiado, que siempre se era, más o menos, alguna otra persona. Pero se había contenido a tiempo, no sabiendo aún si Mademoiselle Rose Beude tenía sentido del humor metafísico"

Jorge Semprún

("La algarabía", Plaza&Janés, Barcelona, 1982: 18)

Ilustración: Cipriano Martínez.

NOTICIERO RETROSPECTIVO

- Manuel Pérez Vila. "Los venezolanos de antes". El Nacional, Caracas, 03/01/1984.
- Carlos Rodríguez Saavedra. "Alternativas de la pintura venezolana". 2001, Caracas, 22/06/78.
- Marcel Roche. "Buenas nuevas sobre la enfermedad de chagas". El Diario de Caracas, 12/01/82.
- Rafael Caldera. "Parlamento Mundial en Venezuela". El Nacional, 13/09/79.
- José Vicente Rangel. "Civiles y militares". Últimas Noticias, Caracas, 05/11/69.

Reproducción: El Nacioal, Caracas, 07/08/1966. Gustavo H. Machado: Aniversario del Consejo Venezolano del Niño.

DEL 20 AL 21

Diálogo, asalto y dimisión
Luis Barragán


La dictadura siempre ha estado en aprietos, pero nunca antes como en los últimos dos años, en los últimos dos meses, en sus últimos días. Agudizadas sus dificultades, bordeando el derrumbe definitivo, sus estrategas idearon, implementaron y banalizaron un diálogo que fue su tabla momentánea de salvación, evidenciando a la dirigencia de un sector de la oposición que ahora rasgas sus vestiduras.

El diálogo incondicional generó el contexto necesario para el ensayo general de unas elecciones regionales y municipales que se convirtieron en burla y bofetada para sus contertulios. Ahora, perfeccionándose en el arte del asalto a la ciudadanía, decide unos falsos comicios literalmente a mano armada:

Y es que, con soporte del  alto mando militar y de los tristemente célebres colectivos armados, harán de las tales presidenciales una experiencia extrema del terrorismo psicológico ejercido, con el mismo CNE, el desactualizado REP, los amañados recursos electrónicos y la benevolente convalidación de supuestos opositores, nos conducirán a un brutal acto de fuerza: el fraude, tal como lo hicieron con la supuesta constituyente.  No obstante, desconocida la pretendida consulta por el grueso de la comunidad internacional, a la que obviamente no le permiten labor de observación alguna, poco podrá hacer la dictadura para un definitivo desenlace.

De imparable ascenso ciudadano, el pueblo venezolano arreciará sus presiones y protestas, sintetizando una fuerza popular que coincidirá con la fuerza institucional de civiles y militares, negados a la pérdida de una República que se levantó por el esfuerzo y el sacrificio de las generaciones que nos precedieron.  Una afortunada aleación de voluntades muy firmes,  conscientes y decididas, de comprobada fuerza internacional, nos llevará a la dimisión de una dictadura, la del cabecilla y sus secuaces,  que ha hambreado y conculcado las libertades públicas, deliberadamente.

Escribimos  la historia, haciéndola, pues, la dictadura comunista – endeble y retorcida – no soportará la conjunción de fuerzas de una ciudadanía reivindicada por el sacrificio que ha testimoniado con la entereza de sus mejores causas. Una dictadura que ya no tiene cómplices, pues, debilitados y angustiados, se irán con ella, dimitiendo también para que la libertad recorra a sus anchas cada aldea, caserío, pueblo y ciudad de la Venezuela generosa y prometedora que nos espera.

19/05/2018:

REBELIÓN

De la helicoidización del parlamento
Luis Barragán


Suscribimos estas líneas, horas antes de la nueva estafa dictatorial que dicen llamar elecciones, bajo el impacto de las noticias de El Helicoide, lugar en el que los presos políticos y comunes han sido objeto – nuevamente – de las tropelías de un régimen que, así, pretende atemorizar a la población. Hemos compartido con familiares, defensores y relacionados en sus adyacencias tan intranquilas, angustiados  por la suerte de los corajudos prisioneros o, mejor, rehenes de guerra, porque no otra cosa  son, incluyendo a menores de edad y personas de diferentes nacionalidades.

De la sistemática, alevosa y continua violencia empleada, supimos los parlamentarios esta semana que concluye. La Guardia Nacional Bolivariana ha prohibido  el libre ejercicio del periodismo, impidiendo el paso de sus oficiantes a la sede legislativa y, cuando el resto de la cámara decidió acompañar a la comisión designada para que bajase a la esquina de San Francisco a buscar a los reporteros y camarógrafos, la respuesta fue helicoidizante.

El tristemente célebre coronel Lugo, cuyo nombre ya es imborrable en los anales de la historia parlamentaria,  además de agredir a quienes – se supone – gozamos de inmunidad parlamentaria y a los periodistas, tomó – faltando poco -  una costosa cámara y la estrelló contra el suelo, en un lance de la más tenebrosa  pedagogía. Por cierto, apenas cinco o siete zagaletones seguramente armados, partidarios de la dictadura, más distanciados, hicieron causa común con los agresores, porque ya no logran engañar y movilizar las otrora turbas de antes.

Huelga comentar sobre la indebida, como abusiva custodia militar de la sede legislativa, la cual hemos abordado en otra oportunidad (por ejemplo,  http://www.estudiosconstitucionales.com/REDIAJ/1225-1234.pdf); o del planteamiento   que hicimos un año atrás,  respecto a la necesidad de una ley que tipifique y sancione los delitos de violación de las inmunidades parlamentaria, desestimada nuevamente por los partidos dominantes de la Asamblea Nacional. Lo cierto es que, a las agresiones diarias que el hampa común arroja sobre las calles, cada día, se suman las del hampa política,  con o sin uniforme, como también ha acaecido con el reciente caso Tarazona en el estado Táchira.

Precisamente, el miércoles 16 nos enteramos de los sucesos de El Helicoide, intentando llegar a la sede administrativa de la Asamblea Nacional a pie, pues, ya no hay automóvil en casa, por las consabidas razones,  No fue posible, porque hay una aviesa cacería de los diputados que osen “patear” los alrededores, por grupetes violentos de  tan penosa profesión, y – al llamarnos Sara Lizarraga, con la novedad de El Helicoide – pasó a recogernos para apersonarnos en el lugar de los hechos.

19/05/2018:
http://www.opinionynoticias.com/opinionpolitica/32649-barragan-l
Ilustración: @LoretoJA.

!PASEN A HABERMAS AL TRIBUNAL DISCIPLINARIO!

Sobre la democracia liberal
Luis Barragán


Desde hace algún tiempo, indagamos sobre el pensamiento marxista venezolano en materia petrolera. No es otro el signo del régimen que ha prevalecido hasta ahora en la Venezuela del siglo XXI, por lo que resulta inexcusable una perspectiva acaso más tediosa, pero necesaria para tipificar muy bien la gran estafa política y algo más, que ha victimizado a las grandes mayorías.

Hace relativamente poco, en un texto ocasional, nos permitimos comentar a un reconocido experto, como Carlos Mendoza Potellá, a propósito de la reedición de un ensayo de mediados de la década pasada. Y, más pausadamente, lo tratamos para un papel de trabajo dirimido en la Escuela de Estudios Políticos de la UCV, por amable invitación del profesor Jonathan Benavides, en un encuentro sobre la razón y la política de Estado, ejemplificándolo con el tema petrolero y petroquímico. Sin embargo, imprevista nuestra intervención en la sesión plenaria próxima pasada de la Asamblea Nacional, referida al embargo de los activos de PDVSA por la Conoco Phillips (https://www.youtube.com/watch?v=wsYe3JW-ZUM&t=4s), hicimos una nueva mención del autor con el que no tenemos relación personal alguna, como hubo ocasión de aclarar a un amigo quizá común que la presumió equivocadamente como una fijación. 

Mendoza Potellá, independientemente de sus posturas políticas e ideológicas, ha sido un estudioso del área que no ha tenido responsabilidades, al menos, decisivas o determinantes, en la política petrolera de la dictadura, siendo más fácil presumir la buena fe de sus planteamientos. Por ello, lo calificamos de cándido cuando propuso la conformación de un Consejo de Estado para la supervisión del negocio petrolero, al igual que la activación de la contraloría social.

Un negocio de tan alta y respetable complejidad técnica, gerencial y política, requería y aún requiere, del debido escrutinio, examen o evaluación de los órganos especializados. Luce más adecuado y convincente, ante las fórmulas propuestas, las  instituciones propias de la democracia liberal, como el parlamento y la contraloría general de la República, además, órganos autónomos del Poder Público, junto a una activa opinión pública concursada por los grupos de interés ciudadano, fueren económicos, académicos e, incluso, ideológicos.

El caso viene a colación por la extraordinaria entrevista realizada a Jürgen Habermas por Borja Hermoso para El País Semanal, días atrás, en la que el célebre alemán  reafirma sus convicciones marxistas y, a sabiendas de la distinción que hizo entre el patriotismo de la guerra y el de la Constitución, se siente patriota de un país de democracia estable y de una cultura política liberal. Por supuesto, aislada editorialmente Venezuela, ajenos a los más importantes debates de los cuales apenas llegan pocos ecos, orientados hacia una sociedad de ágrafos, el desconocido Habermas ni siquiera tendrá la honra de pasar al tribunal disciplinario del PSUV o del PCV de los cuales quizá sean miembros unos que otros, avisados de su existencia.

Abrigamos la convicción en torno a la necesidad de recuperar y realizar plenamente la democracia liberal en nuestro país, como presupuesto indispensable para el perfeccionamiento de las instituciones que jamás lo logrará ese enfermizo reemplazo de las fáciles adjetivaciones.  Ha sido obsceno el intento de destruirla definitivamente,  hoy, pretendiendo desconocer el sufragio directo universal, directo y secreto,  por ejemplo: una de nuestras mayores conquistas históricas, alcanzada con sangre, sudor y lágrimas.

Suscribimos estas líneas, días antes de celebrarse el fraude ya cantado de la dictadura, afectados por la difícil situación de El Helicoide, donde los presos políticos y comunes han sido agredidos nuevamente. Reafirmamos nuestra  postura: del asalto pasaremos a la dimisión y, más temprano que tarde, nos corresponderá reconstruir la República.

MÍTICOS '60

Los Beatles en perspectiva
Siul Narragab


Puede aseverarse, pertenecemos a una generación de la transición musical urbana, pues, apenas lo recordamos, siendo  muy niños, los hermanos mayores preferían hacer las fiestas de casa bailando con la Billo, aunque poco a poco, ya se colaba un disco de Los Beatles. Será después, en los tempos de la escuela, al regresar a casa, en una ocasión, cuando descubrimos un sencillo de 45 RPM que, por un lado, traía Hey Jude y, por el otro, All you need is love, exponiéndolo frecuentemente en un picó con alto volumen. No obstante, a los muchachos de mayor edad del edificio,  gustaban más de las celebridades del festival de Woodstock, añadido el constante  lamento de la temprana desaparición física de la Joplin, Morrinson o Hendrix, cuyas canciones solian en el radio de transistores.

Concierto de Bangladesh mediante, nos familiarizamos más con George Harrison que con el resto de la banda, con el adicional descubrimiento de Bob Dylan, y siempre le reconocimos, como le reconocemos, el aporte que hicieron Los Beatles a la música popular. Nadie, en su sano juicio, negará sus novedades y atrevimientos que, en su momento, contribuyeron a un espectacular reimpulso de la industria discográfica, promoviendo y también legitimando las innovaciones de otros grupos de rock, pero de ahí a no explicar el mundo sin ellos, a lo Alfredo Escalante, hay una considerable distancia sideral.

Los años no pasan en vano y el cuarteto de Liverpool tiende a ocupar su adecuado lugar en nuestros gustos personales, porque tampoco son la tapa del frasco,  si a ver vamos, excepto que se diga de las novedades que en su momento impusieron y, no obstante, hubo bandas que muy bien le competían.  Es más, sin que esto le reste mérito alguno al cuarteto, puede decirse que Los Beatles fueron realmente uno solo: Brian Epstein, el manager.

Buenos compositores de voces espléndidamente comerciales, como lo demostraron después de su desaparición como banda, con la incursión individual en la industria, reconozcamos que fue un proyecto magníficamente comercializado partiendo de la competitiva materia prima que representaron.  La extraordinaria promoción de la banda y, sobre todo, las histéricas demostraciones de admiración que incluyeron no pocos desmayos de adolescentes en sus presentaciones en vivo, se integran a una exitosa jugada de  laboratorio:  la melena, por cierto, cuidadosamente cortada, y la definitiva asimilación de la estética del pop-art en auge, se unió al poderoso estímulo de una esquizofrénica persecución del grupo por sus fans, como se nota en una que otra  película.

Melodías muy gratas y letras interesantes, aunque de dudoso lirismo, más allá del timbre promedio de las voces, lograron un magnífico aporte con sus arreglos. Canciones como Strawberry fields forever, ahora nos atraen más por el arreglo, con el literal complemento de las voces; y, quizá es el aprendizaje a la larga, nos conducen con más seguridad a la música académica o al jazz.

Convengamos que el ascenso fulgurante de Los Beatles, coincidió con la consabida época que también hizo de la protesta una industria. Bien intencionada o no, las manifestaciones contra la guerra, a lo John Lennon, fueron convencionales, dejando intacta a la vanguardia que miró como una curiosidad su desnudo junto a Yoko Ono, algo distinto al perfomance en la azotea y su vibrante Don't let me down.

Otra faceta importante del grupo fue la de una cuidadosa, organizada y disciplinada atención a sus intereses, porque la Apple Corps se convirtió en todo un modelo de gerencia y, además, la empresa igualó en los beneficios a todo el cuarteto, como no ocurrió en otras bandas, aunque se dijera de Harrison y  Ringo Starr como figuras anexas a Lennon y Paul McCartney.  Fue tanto, y aún es el celo comercial, que jamás la corporación malbarató al grupo que no daba puntada sin dedal, cuando de ganancias se trataba, y libra todavía una constante batalla en las redes por retirar los videos que no le tributan: mala, pero ilustrativa comedia, el filme argentino  “Querida, voy a comprar cigarrillos y vuelvo” de Mariano Cohn & Gastón Duprat (2010),  al versar sobre una regresión al pasado, cuenta cómo el protagonista perdió un juicio con Lennon a propósito de los derechos de Imagine.

20/05/2018:
http://www.opinionynoticias.com/opinioncultura/32653-narragab-s
Fotomontaje: Atribuido a Josemaría Marrero (Facebook, 2012).

MÁS FORTALEZA QUE FUERZA

Evangelio Dominical: Pentecostés
José Martínez de Toda, S.J.

Comentario dialogado sobre el Evangelio que se proclama el Domingo Pentecostés, ciclo B, correspondiente al domingo 20 mayo 2018.  La lectura es tomada del Evangelio según San Juan 20, 19-23
“Reciban el Espíritu Santo”
Hoy es la fiesta de Pentecostés
¿Qué significa ‘Pentecostés’?
‘Pentecostés’ era la fiesta judía de la cosecha (Levítico 23, 15-21; Deuteronomio 16, 9-12). Era una palabra griega, que significa 50.
Desde el domingo de Resurrección han pasado siete semanas, que son 49 días (7 x 7 = 49). Pentecostés es el día 50º después del domingo de resurrección.
La fiesta de Pentecostés clausura el Tiempo Pascual. Es casi como el “broche de oro” de los 50 días que hemos vivido “con alegría desbordante” por la resurrección de Jesús.
Los cristianos eligieron esta fiesta para celebrar la venida del Espíritu Santo (el don del Resucitado), pues coincide con los 50 días después de Pascua.
¿Y cómo fue esa venida del Espíritu Santo?
Primero fue anunciada por el mismo Jesús muchas veces.
La primera vez que Jesús les promete a los discípulos el Espíritu Santo fue en la Última Cena. El evangelio de hoy nos lo recuerda.
El Espíritu Santo llegó en Pentecostés, como se narra en los Hechos de los Apóstoles.
Estaban los Apóstoles con María, la Madre de Jesús, reunidos en oración, pero con las puertas cerradas por miedo a los judíos.
Y el Espíritu Santo irrumpe con fuerza en aquella sala, llenando de vigor aquellos discípulos amedrentados: hay un gran ruido, hay un viento fuerte, hay lenguas de fuego sobre las cabezas de los Apóstoles. Y Pedro, lleno del Espíritu Santo, subió al balcón de la casa, donde estaban todos reunidos. Habló al gentío, que había venido de diversas partes del mundo a celebrar la Pascua, y todos les entienden, aunque son de lenguas diversas.
Y 5.000 hombres se convirtieron al cristianismo.
¿Por qué elige Dios los símbolos del viento y el fuego?
El viento es un símbolo muy usado en la Biblia, y está muy bien elegido. El viento remueve todo, es muy activo, se hace sentir. Pero no se le ve. No vemos el aire.
En eso se parece a Dios: sabemos que Dios está ahí, pero no lo vemos.
Pentecostés es viento huracanado que se lleva lo viejo y nos visita con lo nuevo, la vida y la gracia de Dios.
El Espíritu Santo es también como un fuego, que enciende otros fuegos. Da entusiasmo y alegría. El fuego aparece en la Biblia como un símbolo de Dios. Por ejemplo, en la zarza ardiente Dios nos da a conocer su nombre: "Yo soy el que soy" (Éxodo 3,2.6.14).
Pentecostés es fuego que quema lo viejo y nos hace nacer a lo nuevo.
¿Y cómo está presente el Espíritu Santo?
-          ¿Cómo puede Dios estar presente, si nunca se le ve? Una niña respondió:
-          Mi mamá me dice que Dios es como el azúcar, que se echa a la leche o al café. Se disuelve y desaparece aparentemente, pero está ahí.>
Ya lo dijo S. Juan: “A Dios nadie lo ha visto”, pero está ahí de una forma invisible, como el viento.
¿Cómo llama Jesús al Espíritu Santo?
‘Paráclito’, que en griego puede significar un abogado que lucha a tu favor, o un testigo que testifica por tu bien, o un defensor, un consejero, un consolador e intercesor en un momento de peligro, de duda, de angustia, o sin saber qué hacer.
Y si en la tierra el Espíritu Santo es el encargado de ayudarnos, ¿ya Jesús no nos ayuda desde el cielo?
Jesús continúa actuando como nuestro Paráclito en el cielo. Dice S. Juan: Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo (1 Juan 2:1).
Con el Espíritu Santo, todo se hace más fácil. Como dicen: Es más fácil que pelar mandarina.
¿Cuándo nació la Iglesia?
Además, Pentecostés es el día del nacimiento de la Iglesia junto con María, Madre de la Iglesia. La Iglesia es esa comunidad de los que creemos en Cristo, y nos sabemos impulsados a llevar el mensaje de amor a todos los pueblos.


¿Qué nos trae el Espíritu Santo?
Los siete dones del Espíritu Santo son: entendimiento, sabiduría, consejo, ciencia, fortaleza para cumplir el deber, piedad y el santo temor de Dios.
El Espíritu capacita a “caminar en una vida nueva”, la vida propia de resucitados.
Al Espíritu Santo a veces se le llama “el Dios desconocido”. Se le nota por los efectos que produce.
Los frutos del Espíritu Santo son amor para con todos especialmente a los más pobres, entusiasmo, alegría, paz, comprensión, servicialidad, bondad, lealtad, solidaridad, amabilidad, dominio de sí, fe, longanimidad, benignidad, gozo, prudencia, paciencia, generosidad, fidelidad, mansedumbre, humildad...
 El Espíritu es el protagonista silencioso pero eficaz de toda la historia de la salvación. Desde la primera página de la Biblia hasta la última el Espíritu Santo lo llena todo, lo penetra todo, lo invade todo. El Espíritu es el maestro interior, el maestro del corazón.
Especialmente hoy podemos decirle esta oración de bienvenida:
Ven, Espíritu Santo,
llena los corazones de tus fieles
y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Fuente:
https://radioevangelizacion.org/noticia/evangelio-dominical-pentecostes-4
Cfr.
Marcos Rodríguez: http://www.feadulta.com/es/buscadoravanzado/item/970-dios-esp%C3%ADritu-jes%C3%BAs.html
Isabel Vidal de Tenreiro: http://www.elimpulso.com/opinion/opinion-que-venga-el-espiritu-santo
Ilustración: Juan Bautista Maino.
Pieza escultural: Boris Vallejo.